Cumpleaños ludosófico

Pues sí, ya hemos cumplido un año. Mira que yo no soy de las personas que piensan que hay años buenos o años malos, pero verdaderamente este ha sido un año muy difícil. Han pasado muchas cosas. Ha habido grandes cambios que nos han marcado para siempre a las personas que formamos parte de Ludo y Sofía. Y somos muchas las personas que habemos implicadas en este proyecto que viene de un sueño, de un sueño que como todos los sueños, se sueñan en solitario... al menos al principio.

De la almohada, ese sueño subió a una nube... esto ya lo sabiais... y bueno, fue subiendo y bajando durante un tiempo hasta caerse, le faltaba forma, le sobraba peso... después apareció Silvita ayudando a dar forma al sueño y a que no fuera tan pesado, Mª Elena también estaba por allí, sujetando el sueño para que no subiera demasiado alto, después llegó Marimar, le dio EL Toque, encontró la perfección de la forma, el peso ideal y la nube más apropiada.

A partir de ese momento el sueño se fue transformando en proyecto plasmado en un papel... en muchos papeles. Durante todo el tiempo Juan permaneció al lado, como un gran pilar que sustentaba todo aquello. Mientras, Elísabet, Sergio y Ariadna miraban expectantes, de vez en cuando tenían algo que decir, ¡cuántas buenas aportaciones! Francisco y Marie Christine también fueron y siguen siendo un gran apoyo. Y el proyecto quedó redactado. (Aunque la perfección no existe hay que buscarla, por lo que sigue perfilándose cada día esa redacción).

Entonces llegó Raquel, ahora colaboradora nuestra, como Psicóloga especialista en nutrición. Raquel y Marimar fueron personas muy activas en la búsqueda de un nombre, no podía llamarse de cualquier manera... Auryn, Sildavia, Aldea Mambullita... casi se quedó con Kelly Helen... Pero Raquel propuso Ludo y Sofía y fue el que más nos gustó, pensamos en los personajes, empezamos a buscar cuál sería la personalidad de cada uno, cómo serían, dónde vivirían... y poco a poco fueron cobrando vida.

Solo nos faltaba un espacio donde poner en marcha el proyecto. Esta búsqueda fue la más larga, a veces nos desesperanzábamos, pero nuestras familias y nuestras amistades nos daban fuerzas para continuar buscando, buscábamos un lugar ideal, en el centro de Alcalá, con mucha luz, con mucho espacio, con un patio, con aseos para grandes y para peques, con aulas, con diferenciadas zonas de juegos, totalmente accesible, con cocinas diferentes para evitar contaminación de alérgenos... Pero tuvimos que ir acotando, fuimos descartando algunos requisitos. Y seguimos buscando. Jorge y Vanesa también colaboraban en la búsqueda y cuando había algún local que podía dar el perfil, primero Juan era quien tenía que dar el visto bueno en cuanto a funcionalidad y acondicionamiento, después Jorge tenía que dar el visto bueno en cuanto a posibilidades decorativas y de distribución del espacio... Y seguimos buscando. Raquel ofrecía otras alternativas de ubicación, y analizábamos las posibilidades de esa ubicación... Y seguimos buscando. Hasta que por fin un día encontramos el sitio, en el centro de Alcalá, luminoso, amplio, con posibilidad de zona de juegos... tras unos cipreses, entre antiguos edificios de escuelas y conventos, donde se oye repicar, de lejos y de cerca, las campanas.

Solo nos faltaba acondicionar el espacio para poder poner en marcha el proyecto. Juan trabajó muchísimo en esta parte, quitando muros, dando luz, habilitando espacios... Y Jorge y Santi le dieron estilo y carácter al lugar... y Nati puso cara a Ludo y a Sofía.

Solo nos faltaba abrir la puerta. Y Ascen nos dio el empujón que nos faltaba. Y Vanesa y Elena por fin abrimos la puerta. Y con ayuda de tod@s y con la colaboración de Europastry y de Froggies celebramos una fiesta inaugural memorable. Y apenas un mes después Jorge se convirtió en una estrella que nos observa desde el firmamento... nos vinimos abajo, no lo queríamos allí arriba en forma de estrella, sino como lo habíamos conocido, como persona aquí con nosotr@s.

Solo nos faltaba fuerza para poder volver a empezar. Y Juan y Elísabet y Marimar y Marie Christine y Pepi y Dania e Isa y Silvita venían cuando podían a echarnos una mano en el local. Y de vez en cuando venían amig@s y familiares a darnos un poco de aliento (David, Paco, Silvia, Silvita, Sagrario, José, Pablo, Marimar, Manolo... y much@s más).

Y apareció Carlos con su positividad y nos dejó una poca, que nos vino muy bien. Y apareció Sarah, con su vitalidad y su sonrisa a enseñarnos la cara bella del mundo. Y apareció Jennifer con su cabeza llena de ideas, dispuesta a compartirlas con nosotr@s. Y apareció Lydia con su amabilidad y su generosidad con lindos cuentos de amor para contar en nuestro espacio. Y aparecieron más colaborador@s que nos echan una mano.

Solo nos faltaba tomar impulso para seguir. Y Vanesa tomó impulso para seguir su camino y Elena tomó impulso para continuar en Ludo y Sofía. Y Juan y Elísabet la acompañaron.

Solo nos faltaba tener a personas que vinieran a visitarnos... ¡pero si ya las teníamos! Entonces nos sentimos muyyyy agradecid@s y empezamos a preparar actividades para esas personas y para todas aquellas que quisieran venir a conocernos. Y así día tras día sin apenas darnos cuenta, llegamos a cumplir nuestro primer año. Ludo y Sofía son aún bebés, tenemos muchos tropiezos, aprendemos cada día de los aciertos y de los errores y agradecemos cuando nos dáis propuestas de mejora.

Solo nos falta recibir más visitas cada día para seguir creciendo, seguir aprendiendo, seguir mejorando y seguir con vosotr@s. Gracias por este primer año.

#aniversario #cumpleaños #nosotrs #familia #emprendimiento

Publicaciones recientes
Archivo
Búsqueda por etiquetas
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now