Noche de Reyes

Hoy ha sido un día largo, ¿verdad que sí? Trabajo, casa, compras de última hora, y empiezan las emociones en la Cabalgata de Reyes: l@s peques se embelesan viendo las diferentes carrozas y esperan con ansia ver a Melchor, a Gaspar y a Baltasar, saludarles con sus mejores modales y su mayor sonrisa... recogen los caramelos con prisa e ilusión, como preciados tesoros que son.

Ya en casa hacemos recuento de caramelos, hay azules, naranjas, rojos y morados... ¡morados nos vamos a poner con tanto azúcar! Hay que bañarse rápido, cenar sin rechistar y después de dejar algo de picar a los tres Reyes Magos y a sus camellos, a la cama ¿a dormir?, ¡ay!, ¿quién pudiera dormir en esta noche tan mágica?

En casa mis peques ya son grandes, pero me encanta que sigan esta tradición, sin olvidar la fantasía y la magia de la noche de Reyes, marchando l@s tres junt@s reunid@s en un dormitorio preguntándose si por la mañana tendrán tal o cual regalo, y ya ell@s también ayudan a los Reyes Magos y con sus propias manos elaboran algún obsequio para l@s demás, ¡eso sí que son tesoros!, hecho desde el corazón, tiene muchísimo más valor para mí que cualquier objeto adquirido en una tienda.

¿Qué me tendrán esta vez los Reyes Magos o mis peques-grandes ayudantes de Reyes? Uy, me voy a dormir y mañana lo descubriré, que pronto es medianoche y si me pillan despierta ¡solo recibiré carbón!

Feliz noche de Reyes.


Publicaciones recientes