Hoy es día de quererse más que ayer, pero menos que mañana

Que el amor sube, que el amor baja, que vienen las mariposas, que las mariposas se van y que cuando se quiere a alguien se le quiere a diario... pero venga va, todo, todo el tiempo igual no: cuando se dejan la tapa del wc levantada a diario, cannnnsa, cuando todos los días suena el despertador una hora antes no una, ni dos, sino ¡¡¡tres veces en 30 minutos!!!, cannnnsa, cuando no una, ni dos, ni tres, sino todos los días durante dos semanas consecutivas se duermen viendo una peli juntit@s, cannnnsa... y tanto cansancio provoca enfados y el amor, por un momento más o menos largo, más o menos corto, se va, y en su lugar aparece la ira... pero cuando se quiere a alguien, esos momentos se solventan y sirven para aprender lo que cannnnsa a la otra persona, lo que es capaz de tolerar y lo que no, lo que se está dispuest@ o no a dar por la otra persona y así la pareja crece y cobra sentido la frase: "hoy te quiero más que ayer, pero menos que mañana".

Aunque en ocasiones lo que cannnnsa, agota, lo que agota enerva, lo que enerva crispa, frustra, entristece, enfada y se enquista en el corazón, quiste que crece y daña, que oscurece el alma, la enfría, apaga la llama que mantiene vivo el amor, el amor encoge, se apaga y puede llegar a desaparecer.

Cuando se lleva mucho tiempo con una persona, cuando se ha planificado una vida, un futuro en común y el amor se acaba, es como si el mundo se rompiera, el tiempo se detuviera y una parte de uno mismo fuera arrancada. Hay que pasar el duelo.

Generalmente esto marca el fin de la relación. Vivimos en una sociedad en la que cuando algo se estropea o se rompe es desechado. Igual hacemos con las relaciones de pareja. Pero algunas veces, solo algunas, es posible reparar el daño: si las dos partes quieren, escarbando en ese corazón dañado, curando las heridas, con cariño, respeto, comprensión, ternura, esfuerzo... a veces es posible revivir ese amor, volver a encender la llama y recuperar la relación de pareja.

Entonces llega el día de San Valentín para sellar ese amor renacido, Y aunque quienes se quieren, se quieren a diario, no está de más dedicarle una ocasión especial al amor, celebrarlo por todo lo alto en una gran fiesta del amor, o en la intimidad de dos.

Feliz San Valentín


Publicaciones recientes
Archivo
Búsqueda por etiquetas