Llega el Día de la Madre

Soy mamá de tres churumbeles... tres churumbeles que ¡uy, si se enteran que les digo churumbeles! Tres adolescentes... la mayor saliendo de la adolescencia (o eso esperamos), la pequeña entrando en ella, el mediano ahí en medio del sándwich, con su adolescencia y sus hermanas volviéndole loco.

Tres criaturas adorables, tres hij@s maravillos@s por los que cada día me levanto de la cama quiera o no, con fuerza o sin ella, tres personitas pendientes cada día de su madre, que me regalan besos y abrazos en cualquier momento del día, sea el día que sea, y que no se avergüenzan de demostrarme su cariño aún cuando tenemos público. Mis tres mayores amores en el mundo...

Pero a veces, ¡qué ganitas de que se vayan de finde con l@s tíos! porque tengan la edad que tengan, en ocasiones pueden ser muyyy absorbentes y cuando estos días que una está sin ninguna gana de salir de la cama, creyendo que no hay nada bueno esperando, y tras el esfuerzo de levantarse empiezan a discutir por sentarse a la mesa a la izquierda o a la derecha, a pelear por a quién le toca salir a por el pan, cuando empiezan los "¡mamaaaaaaaaaa, mi herman@ me ha hecho....!", "mamaaaaaaaa, mi herman@ me ha dicho que...!"... y hay días que una no sabe si son las hormonas, si es el malestar propio que les influye, si es la fase del ciclo lunar en la que estamos o si es que se han puesto de acuerdo para tocar la moral de quienes habitamos la misma casa, pero si llegan l@s tí@s al rescate llevándosel@s el finde entero a la parcela, o aunque sea un ratito a la piscina, ¡qué bien sienta!, y a tod@s, ¿eh? porque entonces olvidan sus peleas, sus discusiones y salen a la vez a por el pan para comprar de paso algún snack para el camino.

Y cuando vuelven a casa ahí estoy esperando a que vengan corriendo a pedirme que me siente con ell@s para contarme todo lo que han hecho y lo bien que lo han pasado. Me encanta que aún quieran compartir conmigo sus vivencias, y les escucho y me río y me siento feliz entre sus carcajadas y sus ojos brillantes y sus expresiones de haber vivido una gran aventura que recordarán durante mucho tiempo.

De vez en cuando nos viene bien despegarnos un poco. Pero saben que un domingo al año es mío, sagrado, es para dedicármelo con mimos extra, sin peleas ni discusiones, un día para hacer algo especial en familia. Por eso el próximo domingo, que es doblemente festivo por el Día de la Madre y el Día de l@s Trabajador@s, Ludo y Sofía permanecerá cerrado. Os deseamos que disfrutéis de este día como pensamos hacerlo nosotr@s.


Publicaciones recientes
Archivo
Búsqueda por etiquetas
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now